Dónde estamos

Lalibela es una ciudad santa situada al norte de Etiopía, en el estado de Amhara, a casi 700 kilómetros de la capital del país, Addis Abeba, y a 2.500 metros de altitud sobre el nivel del mar. Tiene una población de unos 20.000.- habitantes, que viven del turismo, de la ganadería y la agricultura, y del pequeño comercio. La religión que practican sus habitantes es el cristianismo ortodoxo etíope.

En ella se encuentran las impresionantes iglesias talladas en roca basáltica construidas por orden del rey Gebra Maskal Lalibela a principios del siglo XII, con el fin de fundar una nueva Jerusalén. Fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1978. De los enlaces que os podríamos facilitar por si queréis descubrir más sobre este maravilloso monumento, este es el que más nos ha gustado: http://elpais.com/diario/2011/05/28/viajero/1306616895_850215.html

La comida nacional etíope es la injera, una especie de crepe hecho con harina de teff, que se sirve con verduras, legumbres, huevo o carne, y shiro (salsa hecha con legumbres molidas, cebolla y especias locales). Está delicioso, especialmente si lo acompañas de una cerveza local. La bebida nacional es el café cultivado en sus tierras, que se sirve con palomitas de maíz, en una particular ceremonia.

La situación en Lalibela, actualmente, es complicada. Por una parte, está creciendo mucho, aunque de manera desordenada, gracias al turismo y al desarrollo económico del país. Por otro lado, esto implica un aumento de la población, que la ciudad, por ahora, no puede atender, ni en infraestructuras, ni en suministro de comida y agua, ni en asistencia sanitaria.

La escasez de agua, que es habitual, y las sequías que sufre el país, la última de gran importancia en el año 2015, no hacen más que empeorar las condiciones de vida de los ciudadanos, que ven que la comida escasea y sube de precio y que el agua es un bien precioso y difícil de conseguir.

Etiopía, tras unos años de una situación política conflictiva, parece que afronta una época más estable. El nuevo Primer Ministro, nombrado por un acuerdo por el Parlamento, y su gobierno, parece que apuestan por la concordia y la convivencia de todas las etnias que habitan el país, el fin de la censura y la apertura a voces discordantes. Sin embargo, siguen los problemas entre distintas etnias y la situación pende de un hilo.

Visitar Lalibela es una experiencia increíble. Las iglesias, sus maravillosos e impactantes paisajes, su gran mercado de los sábados, los devotos atendiendo sus obligaciones religiosas desde antes de que salga el sol, los niños correteando por cada uno de sus recónditos rincones, todo esto y todo lo que cada uno podéis descubrir en la ciudad y en sus alrededores,  hacen de la estancia allí algo que os recomendamos.